Probióticos para las ITU: ¿pueden ayudar a prevenir infecciones del tracto urinario?

Escrito por Angie Arriesgado
Revisado por Lamia A Kader, MD
los probióticos para las ITU te darán una gran alegría

Considérate afortunado si nunca en tu vida has tenido una infección del tracto urinario (ITU o UTI en inglés). En la escala de dolor, personalmente le daría un 6 o un 7, pero en la escala de molestias, ¡definitivamente le daría un 10! Ir al baño cada 10 minutos a orinar sólo unas gotas es lo más molesto que existe. No obstante, los antibióticos pueden eliminar una ITU con bastante rapidez, pero también tienen algunas desventajas. Hoy aprenderás por qué los probióticos para las ITU son una opción de tratamiento mucho mejor y más natural.

Entonces, ¿qué es una ITU?

Para aquellas personas que no han tenido una ITU antes (o no sabían que la tenían), aquí hay una introducción para ponerse al día. Básicamente, las ITU son infecciones bacterianas que pueden ocurrir en cualquier punto del tracto urinario: desde la uretra, la vejiga y el uréter hasta los riñones.

Las infecciones en cualquiera de estos componentes del sistema urinario reciben diferentes nombres:

  • Uretritis: infección en la uretra
  • Cistitis: infección en la vejiga
  • Pielonefritis: infección en el riñón o, muy raramente, en el uréter (el tubo que transporta la orina desde el riñón hasta la vejiga)

Estas diferentes infecciones se vuelven más graves a medida que las bacterias pasan de la uretra al riñón, por lo que es muy importante tratarlas de inmediato para evitar que progresen. Actualmente, suelen utilizarse antibióticos para tratar estas infecciones. Sin embargo, más adelante aprenderás por qué los probióticos para las ITU son una alternativa mucho mejor.

Ahora que sabes qué son las ITU, aquí hay un dato no tan divertido (especialmente si eres mujer):

Con la forma en que está diseñada la anatomía femenina, las mujeres literalmente se llevan la peor parte. Lo que quiero decir con esto es que la uretra femenina es más corta que la masculina, por lo que las mujeres son naturalmente más propensas a sufrir ITU que los hombres.

Dicho esto, más del 50 % de las mujeres padecen una ITU a lo largo de su vida, y en el 25 % de ellas la infección reaparece y afecta significativamente su calidad de vida1 2. Por supuesto, las ITU también pueden afectar a los hombres (incluso con uretras más largas), pero la tasa de infección es 50 veces menos común que en las mujeres.

Síntomas comunes de las ITU

Independientemente de si eres un hombre o una mujer, es importante saber qué analizar para saber si tienes una infección. Lo último que deseas es que una uretritis o cistitis relativamente leve ¡se convierta en una infección potencialmente mortal! Así pues, no ignores los síntomas comunes de las ITU detallados a continuación:

  • Disuria: dolor al orinar
  • Necesidad frecuente o urgente de orinar (a menudo en pequeñas cantidades)
  • Nocturia: necesidad frecuente de orinar durante la noche
  • Color anormal de la orina generalmente con un olor fuerte
  • Hematuria o piuria: sangre o pus en la orina
  • Dolor lumbar o abdominal

Estos síntomas son desagradables, pero no se consideran graves. Sin embargo, si la infección se propaga a los riñones (pielonefritis), puede causar daño renal o incluso la muerte. Por lo tanto, es importante que te hagas un chequeo médico si experimentas estos síntomas.

¿Qué causa las ITU?

¿Has oído hablar del fenómeno conocido como “cistitis de luna de miel”? Esto ocurre con frecuencia entre las novias recién casadas justo después de regresar de su luna de miel. ¿Y sabes cuál es el culpable más común?

No, no son sus novios (al menos técnicamente), sino una bacteria llamada Escherichia coli (o E. coli para abreviar). Sí, es la bacteria que vive infamemente en nuestro colon (es decir, en nuestro trasero).

La mayoría de los casos de ITU (alrededor del 80%) son causados por la E. coli 3 4. Pero a veces, en las mujeres, las bacterias también pueden transmitirse desde la vagina5 6.

La E. coli vive naturalmente en nuestro tracto gastrointestinal (GI), también conocido como intestino, aunque solo en pequeñas cantidades7. Sin embargo, cuando los niveles de crecimiento de la E. coli aumentan más allá de lo normal y se desequilibran con las bacterias buenas, puede empezar a causarnos problemas8.

Aquí hay un gráfico que ilustra cómo la E. coli puede causar ITU:

cómo el E. coli causa ITU

La E. coli tiene proyecciones especiales en forma de dedos llamadas fimbrias, que son pegajosas y están hechas de una glicoproteína llamada lectina. La lectina permite que las fimbrias se adhieran a las paredes celulares de nuestro tracto urinario9. Los extremos de las fimbrias tienen unas proteínas pegajosas, conocidas como adhesinas, que se adhieren a los receptores de las células que recubren el tracto urinario.
Aunque el sistema urinario está diseñado para mantener alejados a estos invasores microscópicos, nuestras defensas a veces fallan. Si entra suficiente E. coli en el tracto urinario y se adhiere a las células, pueden multiplicarse y colonizar la zona, provocando una infección.

El problema con las opciones actuales de tratamiento de las ITU

El tratamiento estándar para una ITU es un tratamiento con antibióticos, y ha sido así durante muchos años. Los antibióticos aún pueden tratar eficazmente las ITU no complicadas, pero aquí está la alarmante realidad:

  • Está aumentando la aparición de bacterias que causan infecciones urinarias y que también son resistentes a los antibióticos10.
  • Y quizás lo más preocupante es que incluso cuando los antibióticos curan la infección, pueden afectar negativamente otros aspectos de nuestra salud.

El problema principal es que los antibióticos no sólo matan las bacterias que causan las ITU, como la E. coli, sino que también matan las bacterias beneficiosas en nuestro intestino. Luego, a medida que las poblaciones bacterianas vuelven a crecer después de finalizar el tratamiento con antibióticos, puede causar «disbiosis».

La disbiosis es un crecimiento excesivo de bacterias, hongos y otros microbios potencialmente patógenos. Esto puede provocar directamente infecciones por hongos como aftas (tanto orales como vaginales), crecimiento excesivo de cándida y otras infecciones gastrointestinales, sobre todo Clostridium difficile11.

Sin embargo, la disbiosis también se ha relacionado con muchas otras condiciones de salud, incluyendo problemas de la piel, problemas de salud mental como ansiedad y depresión, afecciones inmunes y obesidad12.

Con una lista tan larga de posibles efectos secundarios, ¿todavía estarías dispuesto a utilizar antibióticos para tratar una infección urinaria? No te culparía si dijeras que no. Entonces, descubramos en la siguiente sección si los probióticos para las infecciones urinarias son realmente ¡la mejor alternativa natural a los antibióticos!

los antibióticos pueden ser perjudiciales a largo plazo

¿Cómo tratar las ITU sin antibióticos?

Pues bien, debido a los problemas con el tratamiento con antibióticos y el aumento de cepas de bacterias resistentes a los antibióticos, esta forma de tratamiento es cada vez menos efectiva. De cara al futuro, la prevención de las ITU será un objetivo de tratamiento importante, especialmente para las personas que sufren infecciones recurrentes13.

En este sentido, hay tres áreas principales en las que podemos centrarnos para ayudar a prevenir y tratar las ITU.

Primer paso: cuida tu higiene para prevenir las ITU

Como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Sigue estas reglas básicas de higiene para evitar que las bacterias del colon o la vagina lleguen a la uretra:

  • Orina cuando sientas la necesidad de hacerlo y no lo evites.
  • Límpiate de delante hacia atrás en el baño para evitar que las bacterias entren a tu uretra.
  • Dúchate en vez de bañarte y evita los jacuzzis.
  • Si puedes, limpia tu zona genital antes y después de tener relaciones sexuales y trata de orinar también.
  • Evita el uso de aerosoles de higiene femenina, ya que pueden irritar la uretra.
  • Evita las duchas vaginales, ya que pueden dañar el equilibrio microbiano de la vagina y provocar un aumento de bacterias patógenas que podrían transferirse a la uretra. Además, también pueden aumentar la posibilidad de infecciones vaginales por hongos y bacterias.
15% de descuento en nuestra tienda de suplementos

Segundo paso: tomar probióticos para la prevención de las ITU

Los probióticos (también conocidos como bacterias buenas) ayudan a mantener el intestino sano, restauran el equilibrio bacteriano intestinal normal y garantizan que la E. coli y otras bacterias patógenas estén bajo control. Pero, ¿dónde puedes encontrar probióticos exactamente?

Pues bien, los alimentos fermentados contienen probióticos de forma natural. Algunos ejemplos son el yogur, los pepinillos, el miso, el chucrut, el kimchi, algunos tipos de queso y el pan de masa fermentada. Se trata de alimentos deliciosos, pero hay una opción mejor para prevenir las ITU: ¡las cápsulas de probióticos!

Los estudios demuestran que las cápsulas de probióticos tomadas por vía oral pueden cambiar no sólo el equilibrio bacteriano en el intestino, sino también en la vagina. ¡Esta es obviamente una gran noticia para las mujeres!

Ahora bien, la cuestión es que existe una estrecha correlación entre un cambio en la microbiota normal (es decir, el equilibrio bacteriano) en la vagina y una mayor probabilidad de desarrollar una ITU14. Y dado que el microbioma de la vagina está compuesto predominantemente por cepas de Lactobacillus, no es tan sorprendente que las cápsulas de probióticos de Lactobacillus (tomadas por vía oral) puedan reponer el microbioma vaginal15 16.

Aquí hay algunos hallazgos notables:

En Finlandia, un estudio demostró que beber kéfir (leche fermentada que contiene probióticos) 3 veces por semana redujo las ITU17.

Otro estudio probó suplementos probióticos frente a antibióticos durante un año en un grupo de mujeres que padecían ITU recurrentes. Descubrieron que en las mujeres que recibieron antibióticos durante un año, el número promedio de ITU se redujo de 7 a 2,9. Por otro lado, en las mujeres que recibieron probióticos, el número promedio bajó de 6,8 a 3,318.

Puede que la diferencia no parezca tan significativa, pero aquí está la clave:

En mujeres con “ITU complicadas”*, el grupo de probióticos obtuvo mejores resultados, experimentando sólo 3,4 recurrencias en comparación con 4,4 en mujeres que tomaban antibióticos.

*Las ITU complicadas se definieron como ITU en mujeres con anomalías funcionales o estructurales del tracto urinario, anomalías metabólicas y/u hormonales, o respuestas alteradas del huésped.

Además, resulta inquietante que las mujeres que tomaban antibióticos aumentaron la cantidad de E. coli resistente a los antibióticos entre el 80% y el 95% de la cantidad total. Por el contrario, el grupo de probióticos no experimentó ningún aumento en las bacterias resistentes a los antibióticos.

el jugo de arándano funciona muy bien contra las ITU

Tercer paso: tomar jugo de arándano y D-manosa en polvo

Ya hemos visto que tomar probióticos para las ITU es prácticamente tan eficaz como tomar antibióticos para prevenir infecciones. Y los probióticos pueden reducirlas en más del 50% sin ninguno de los efectos secundarios peligrosos de los antibióticos.

Con unas prácticas de higiene adecuadas podemos reducir el riesgo aún más, pero ¿y si lo llevamos a otro nivel? Podemos hacerlo tomando jugo de arándano y D-manosa al mismo tiempo.

El jugo de arándano se ha utilizado durante mucho tiempo como remedio casero para tratar las ITU. Inicialmente se creía que de alguna manera los arándanos hacían que la orina fuera más ácida, lo cual dificultaba el crecimiento de bacterias infecciosas en esa zona19.

Sin embargo, ahora entendemos que el jugo de arándano funciona porque contiene 2 compuestos que impiden que la bacteria E. coli se adhiera a las células que recubren el tracto urinario (conocidas como células uroepiteliales)20.

Estos son los 2 compuestos que se encuentran en el jugo de arándano:

  • D-manosa: un azúcar natural conocido por ser sensible a la manosa.
  • Proantocianidina (o PAC para abreviar): un tanino condensado resistente a la manosa

A continuación se muestra una ilustración del mecanismo de la D-manosa contra las bacterias que causan las ITU:

mecanismo de acción de la D-manosa contra las bacterias que causan ITU

Como se puede ver en la primera imagen, hay proyecciones en forma de dedos que provienen de la bacteria E. coli, llamadas fimbrias, que la E. coli utiliza para adherirse a las células de las paredes del tracto urinario. Las fimbrias usan las pequeñas adhesinas pegajosas en la punta de sus dedos para «pegarse». Estas adhesinas son sensibles a la manosa (tipo 1) o resistentes a la manosa (fimbrias P).

Debido a que la D-manosa es «sensible a la manosa», se conecta a las adhesinas sensibles a la manosa (tipo 1) para evitar que se adhieran a las células de las paredes del tracto urinario. Y debido a que la proantocianidina es «resistente a la manosa», puede insertarse en las adhesinas resistentes a la manosa (fimbrias P).

Aunque la D-manosa es un componente del jugo de arándano, se recomienda tomarlo por separado como un polvo de D-manosa pura, ya que esto lo hace entre 10 y 50 veces más fuerte que la D-manosa del arándano.

Además, aunque la D-manosa es azúcar, es completamente seguro tomarla a largo plazo porque se metaboliza muy poca cantidad. Tampoco interfiere con la regulación del azúcar en sangre, incluso para los diabéticos21.

Estudios sobre la eficacia del jugo de arándano y la D-manosa para prevenir las ITU

Se han realizado varios estudios que demuestran la eficacia del polvo de D-manosa pura y del jugo de arándano en polvo para prevenir las ITU. Éstos son algunos de ellos:

Estudio 1:

Walker et al22 encontraron en su experimento que las mujeres que tomaban jugo de arándano en polvo tenían una media de 2,4 ITU por año, mientras que las que tomaban un placebo tenían una media de 6 ITU por año.

cómo funciona la proantocianidina del jugo de arándano

Estudio 2:

Estudio realizado en mujeres sexualmente activas de entre 21 y 72 años. Se dividieron 150 mujeres en 3 grupos: un grupo bebió jugo de arándano, otro tomó cápsulas de arándano y el tercer grupo tomó un placebo23. Los científicos descubrieron lo siguiente:

  • El 32% del grupo que tomó un placebo sufrió 1 o más ITU a lo largo del año
  • El 20% del grupo que bebió jugo de arándano sufrió 1 o más ITU
  • El 18% del grupo que tomó cápsulas de arándano sufrió 1 o más ITU

Estudio 3:

Otro estudio sobre el polvo de D-manosa pura, realizado en 308 mujeres después de recuperarse de una cistitis aguda, les administró D-manosa, antibióticos o un placebo24. Se llegó a las conclusiones siguientes:

  • El 61% de las mujeres del grupo placebo desarrolló una ITU recurrente
  • El 4% del grupo de antibióticos desarrolló una ITU recurrente
  • El 14,5% del grupo D-manosa desarrolló una ITU recurrente

La fórmula ganadora: jugo de arándano + probióticos para las ITU

Los probióticos, el jugo de arándano en polvo y la D-manosa pura en polvo han demostrado su eficacia para reducir las ITU. Varios estudios muestran que el jugo de arándano en polvo y la D-manosa son en realidad más eficaces para prevenir las ITU que los antibióticos. Y los probióticos tienen muchos beneficios para la salud además de prevenir las ITU, pues son una parte vital de cualquier régimen de salud.

Ahora bien, ¿existe un producto que combine LOS TRES ingredientes que combaten las ITU (probiótico, jugo de arándano en polvo y D-manosa pura en polvo)?

¡Afortunadamente sí! En Intelligent Labs hemos creado el suplemento probiótico perfecto para las mujeres (sí, los hombres también pueden tomarlo), combinando probióticos de la más alta calidad (cepas probióticas patentadas producidas por Dupont) con jugo de arándano orgánico en polvo y D-manosa pura en polvo. El suplemento está formulado no sólo para ayudar a prevenir las ITU, ¡sino también para maximizar la salud física y mental!

Esta es una botella de nuestro suplemento de Probióticos con Prebióticos para Mujeres con Sunfiber® y FOS:

(botella de probióticos para mujeres) - nuestros probióticos para las ITU ayudan a prevenir y tratar las infecciones del tracto urinario

Cada cápsula contiene los prebióticos Sunfiber® y FOS. Los prebióticos son fibras no digestibles que actúan como alimento para los probióticos. Básicamente, estas fibras nutren los probióticos cuando están en la cápsula y en el intestino, ayudando a garantizar que sigan vivos cuando los tomes y se reproduzcan con éxito en tu intestino.

Finalmente, utilizamos una botella de Activ-Polymer™, que cuenta con una funda desecante impenetrable que envuelve el probiótico para garantizar que esté prácticamente libre de humedad. El desecante Oxyfree® absorbe el oxígeno y elimina la humedad residual del interior de la botella. Esto se debe a que los probióticos se degradarán cada vez que se expongan a la humedad y al oxígeno, por lo que hacemos todo lo posible para garantizar que te lleguen en perfectas condiciones.

¿Listo para usar probióticos para el tratamiento de las ITU?

Los probióticos para las ITU funcionan de manera óptima en el tratamiento de infecciones del tracto urinario. Sin embargo, es la combinación 3 en 1 de probióticos, jugo de arándano en polvo y D-manosa en polvo la que ofrece los mejores resultados contra las ITU. El suplemento de probióticos para mujeres de Intelligent Labs contiene los tres ingredientes y ¡está formulado específicamente para ayudar a prevenir y tratar las ITU en las mujeres!

¿Has probado nuestros probióticos especiales para mujeres? ¡Déjanos tu opinión en la sección de comentarios en la parte inferior!

Referencias:

  1. Scholes D, Hooton TM, Roberts PL, Stapleton AE, Gupta K, Stamm WE. 2000. Risk factors for recurrent urinary tract infection in young women. J Infect Dis. 182(4):1177-82. ↩︎
  2. Howell A, B. 2007. Bioactive compounds in cranberries and their role in prevention of urinary tract infections. Mol. Nutr. Food Res. 51. P:732-737 ↩︎
  3. Ronald A. 2003. The etiology of urinary tract infection: traditional and emerging pathogens. Dis Mon. 49(2):71-82. ↩︎
  4. Gupta K, Scholes D, Stamm WE. 1999. Increasing prevalence of antimicrobial resistance among uropathogens causing acute uncomplicated cystitis in women. JAMA (The Journal of the American Medical Association). 281(8):736-8. ↩︎
  5. Scholes D, Hooton TM, Roberts PL, Stapleton AE, Gupta K, Stamm WE. 2000. Risk factors for recurrent urinary tract infection in young women. J Infect Dis. 182(4):1177-82. ↩︎
  6. Howell A, B. 2007. Bioactive compounds in cranberries and their role in prevention of urinary tract infections. Mol. Nutr. Food Res. 51. P:732-737. ↩︎
  7. Howell A, B. 2007. Bioactive compounds in cranberries and their role in prevention of urinary tract infections. Mol. Nutr. Food Res. 51. P:732-737 ↩︎
  8. Cartwright P. 2011. Probiotic Allies. How to Maximise the Health Benefits of your Microflora. Prentice Publishing, Ilford. pp85-87. ↩︎
  9. Ofek I, Goldhar J, Zafriri D, Lis H, Adar R, Sharon N. 1991. Anti-Escherichia coli adhesin activity of cranberry and blueberry juices. N Engl J Med. 324(22):1599. ↩︎
  10. Gupta K, Scholes D, Stamm WE. 1999. Increasing prevalence of antimicrobial resistance among uropathogens causing acute uncomplicated cystitis in women. JAMA (The Journal of the American Medical Association). 281(8):736-8. ↩︎
  11. Albert X, Huertas I, Pereiro, Sanfelix J, II, Gosalbes V, Perrota C. Antibiotics for preventing recurrent urinary tract infection in non-pregnant women. Cochrane Database Syst Rev. ↩︎
  12. Claire Duvallet, Sean M. Gibbons, Thomas Gurry, Rafael A. Irizarry & Eric J. Alm. Meta-analysis of gut microbiome studies identifies disease-specific and shared responses, Nature Communications 8, Article number: 1784 (2017) ↩︎
  13. Stapleton A. Novel approaches to prevention of urinary tract infections. Infect Dis Clin North Am. 2003;17(2):457–71. ↩︎
  14. Amdekar S, Singh V, Singh DD. 2011. Probiotic therapy: immunomodulating approach toward urinary tract infection. Curr Microbiol. 63(5):484-90 ↩︎
  15. Sarah Cribby, Michelle Taylor, and Gregor Reid, Vaginal Microbiota and the Use of Probiotics, Interdisciplinary Perspectives on Infectious Diseases Volume 2008 (2008), Article ID 256490 ↩︎
  16. Anukam K, Osazuwa E, Ahonkhai I, Ngwu M, Osemene G, Bruce AW, Reid G. 2006. Augmentation of antimicrobial metronidazole therapy of bacterial vaginosis with oral probiotic Lactobacillus rhamnosus GR-1 and Lactobacillus reuteri RC-14: randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Microbes Infect. 8(6):1450-4. ↩︎
  17. Kontiokari T, Laitinen J, Järvi L, Pokka T, Sundqvist K, Uhari M. 2003. Dietary factors protecting women from urinary tract infection. Am J Clin Nutr. 77(3):600-4. ↩︎
  18. Beerepoot MA, ter Riet G, Nys S, van der Wal WM, de Borgie CA, de Reijke TM, Prins JM, Koeijers J, Verbon A, Stobberingh E, Geerlings SE. Lactobacilli vs antibiotics to prevent urinary tract infections: a randomized, double-blind, noninferiority trial in postmenopausal women. Arch Intern Med. 2012 May 14;172(9):704-12. ↩︎
  19. Bodel PT, Cotran R, Kass EH. 1959. Cranberry juice and the antibacterial action of hippuric acid. J Lab Clin Med. 54:881-8 ↩︎
  20. Ofek I, Goldhar J, Zafriri D, Lis H, Adar R, Sharon N. 1991. Anti-Escherichia coli adhesin activity of cranberry and blueberry juices. N Engl J Med. 324(22):1599. ↩︎
  21. D-Mannose for Bladder and Kidney Infections by Jonathan Wright, MD, Editor, Nutrition and Healing, Tahoma Clinic Blog, D-Mannose for Bladder and Kidney Infections ↩︎
  22. Walker EB, Barney DP, Mickelsen JN, Walton RJ, Mickelsen RA., Jr Cranberry concentrate: UTI prophylaxis. J Fam Pract. 1997;45(2):167–8. ↩︎
  23. Stothers L. A randomized trial to evaluate effectiveness and cost effectiveness of naturopathic cranberry products as prophylaxis against urinary tract infection in women. Can J Urol. 2002;9(3):1558–62. ↩︎
  24. Kranjčec B1, Papeš D, Altarac S, D-mannose powder for prophylaxis of recurrent urinary tract infections in women: a randomized clinical trial, World J Urol. 2014 Feb;32(1):79-84. ↩︎

15% de descuento en tu primer pedido

Escribe tu email para recibir tu cupón con un 15% de descuento