Free Shipping Available On All Orders

¿El aceite de pescado omega 3 puede tratar la degeneración macular?

Los tratamientos disponibles hasta el momento para la degeneración macular (o DMAE) sólo han podido ralentizar el progreso de la enfermedad. En este artículo estudiaremos las últimas y emocionantes investigaciones sobre el aceite de pescado omega 3 y sobre cómo puede afectar a la degeneración macular, así como la dieta y los factores del estilo de vida que también pueden contribuir a la enfermedad.

El aceite de pescado es natural, seguro y efectivo (descubriremos cuán efectivo es hacia el final de este artículo), pero primero, para comprender por qué el aceite de pescado es tan útil para los ojos, es necesario hacer un resumen rápido de qué es la degeneración macular y de los intentos actuales para tratarla.

Si ya comprendes claramente qué es la DMAE, sus causas, síntomas y la DMAE seca frente a la húmeda, puedes bajar hasta la sección de los tratamientos para leer sobre las últimas investigaciones y sobre consejos haciendo clic en este enlace:

El tratamiento de la DMAE

¿Qué es la degeneración macular?

macula degenerationLA DMAE es una enfermedad común que normalmente afecta a adultos de edad avanzada. Afecta al tejido de la parte de la retina que es responsable de la visión central: la mácula. A menudo provoca una visión borrosa o un punto ciego en el centro de la visión. Puede afectar a una serie de actividades diarias como la conducción o la lectura, y muchas personas lo notan por primera vez cuando necesitan más luz para ver los objetos de cerca. Actualmente no se conoce ninguna cura para la degeneración macular, sólo tratamientos para ralentizar su proceso. Por ese motivo, las últimas investigaciones sobre la degeneración macular y el omega 3 son tan emocionantes, como veremos más adelante.

Causas de la degeneración macular

Nadie está seguro exactamente de cuáles son las causas de la degeneración macular, pero parece ser una combinación de factores del estilo de vida, como la dieta, el estrés, el tabaco, el envejecimiento del ojo y probablemente una susceptibilidad genética.

Existen ciertos factores de riesgo que implican que una persona tiene más probabilidades de desarrollar degeneración macular:

La edad – Las personas mayores de 65 años corren más riesgo.

La raza – Esta enfermedad afecta con más probabilidad a las personas blancas.

La obesidad – Aunque no es necesariamente una causa en sí misma, tener sobrepeso aumenta las posibilidades de que la enfermedad progrese de una DMAE en fase temprana a una en fase avanzada.

Historia familiar – Es probable que la susceptibilidad genética tenga importancia en esta cuestión. Si alguien de tu familia ha padecido esta enfermedad, puede que estés en mayor riesgo de sufrirla.

Problemas cardiovasculares – Si has tenido problemas del corazón o cardiovasculares en el pasado, puede que corras mayor riesgo, ya que eso afectará al suministro de sangre (y por tanto al suministro de nutrientes) que llega a los ojos.

Degeneración macular húmeda y seca

La degeneración macular puede ser tanto húmeda como seca.

La DMAE seca afecta aproximadamente al 85% de las personas con degeneración macular, y comienza con unos característicos depósitos amarillos en la mácula. Estos se producen entre el epitelio pigmentario retinal y la coroide subyacente. La gente con DMAE seca puede que no desarrolle una degeneración avanzada. Sin embargo, la capa pigmentaria retinal puede degenerarse, lo cual da lugar a una pérdida de los fotorreceptores (bastones y conos) y a una pérdida de la visión, pero por lo normal es algo gradual.

La DMAE húmeda provoca una pérdida de la visión por un crecimiento de los vasos sanguíneos de la retina. Los vasos sanguíneos son muy frágiles, y cuando se rompen, pueden derramar tanto sangre como proteínas debajo de la mácula. El sangrado, las cicatrices y el goteo resultantes pueden dañar los fotorreceptores y posiblemente provocar una pérdida de la visión mucho más rápida, que puede volverse seria si no se trata.

Cuál es el aspecto de la degeneración macular

macular degeneration and omega 3

Los síntomas de la degeneración macular

Distorsiones visuales – Las líneas rectas pueden verse curvas.

Visión central reducida – Esto puede ocurrir en uno o en ambos ojos.

Necesidad de más luz – Al leer o al realizar otras actividades.

Dificultad para reconocer las caras de la gente – Puede que no reconozcas cosas que deberían resultarte familiares.

Dificultad para adaptarse a niveles de luz bajos – Cuando entres en una sala o una zona con menos luz que el lugar del que venías, puede que te cueste adaptarte.

Menor luminosidad en la intensidad de los colores – Los colores que antes te parecían vivos podrían perder el brillo.

Mayor visión borrosa de textos escritos – Los libros, los periódicos y otros textos escritos pueden verse más borrosos.

Tratamiento y prevención de la degeneración macular

Los tratamientos farmacéuticos actuales para la DMAE húmeda incluyen inhibidores de la angiogénesis que funcionan bloqueando el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF por sus siglas en inglés), que es lo que promueve el crecimiento de los vasos sanguíneos característico de la DMAE húmeda. Entre los medicamentos actuales se encuentran Eylea, Lucentis, Macugen y Avastin, aunque estos tratamientos sólo muestran un progreso lento de la enfermedad.

A pesar de esto, para la DMAE seca y para la prevención de la DMAE húmeda, hay grandes esperanzas para lograr un resultado mucho más positivo: el omega 3 y específicamente el ácido graso omega 3 DHA desempeña un papel fundamental en el desarrollo total del sistema nervioso central. El DHA es especialmente importante en el cerebro y en los ojos, sobre todo en la retina, donde las células fotorreceptoras neuronales que hacen posible la visión tienen la mayor concentración de DHA de todas las células del cuerpo.

El DHA tiene una composición química especial con cinco enlaces dobles que le aportan una fluidez y una flexibilidad adicionales, de modo que cuando se incorpora a las membranas fosfolípidas de los fotorreceptores, les permite reaccionar de forma eficaz a la luz entrante. Esto significa que los fotorreceptores entonces podrán transferir las señales al cerebro para que podamos ver.

Entonces, como el DHA es tan importante para el ojo, ¿podemos usarlo para prevenir, curar o revertir la degeneración macular de forma natural?

Estudios sobre a prevención de la degeneración macular seca y húmeda con omega 3

Ahora podemos echar un vistazo a los estudios científicos sobre el omega 3 y la degeneración macular. Hasta el momento, cuatro estudios exhaustivos han mostrado que una mayor ingesta de comida rica en omega 3, como el pescado, está relacionada con niveles inferiores de degeneración macular, y todos ellos concluyen que aumentar la ingesta de omega 3 dietético puede prevenir el desarrollo de la degeneración macular (1-4). El segundo y el tercer estudio mostraron que comer mucho pescado también puede detener el progreso de la degeneración macular a niveles avanzados (2-3). El cuarto estudio descubrió que comer pescado graso una vez a la semana puede reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular en un 50% (4).

¿Cómo curar la degeneración macular? ¿El aceite de pescado es un suplemento eficaz contra la degeneración macular?

Ahora que hemos visto que una mayor ingesta de omega 3 en la dieta reduce el riesgo de degeneración macular y también puede reducir su progreso, ¿qué efecto tiene en la enfermedad la toma de un suplemento de omega 3 con alta concentración?

Hasta el momento hay tres estudios a largo plazo sobre los efectos que tiene tomar suplementos de aceite de pescado omega 3 en la degeneración macular. Hay un patrón claro de la eficacia del omega 3, dependiendo de la dosis de omega 3 que se les diera a los participantes del estudio. Cuanto más omega 3 se tome, mejores son los resultados.

En el primer estudio de mayo de 2013 se les dio a los participantes una cantidad relativamente baja de 650 mg de EPA al día y 350 mg de DHA al día, sumando un total un gramo de omega 3. Los participantes del estudio continuaron tomando esa dosis durante entre cuatro y cinco años. Los autores del estudio descubrieron que esa dosis de omega 3 no ralentizaba ni reducía el riesgo de pasar a la etapa avanzada de la degeneración macular (5).

El segundo estudio aumentó la dosis ligeramente a 1110 mg de omega 3 al día y los participantes tomaron esa dosis durante tres años. Sin embargo, la dosis contenía una cantidad mucho mayor de DHA: 840 mg frente a los 350 mg del estudio anterior. El DHA, como hemos visto, es el ácido graso omega 3 más esencial para el funcionamiento de la retina. Los autores del estudio descubrieron que en esos individuos que tenían los mayores niveles sanguíneos de DHA, había un 68% menos de riesgo de que se formaran nuevos vasos sanguíneos, aunque hallaron que no había una mejora real de la vista (6).

El tercer estudio utilizaba una dosis mucho mayor, compuesta por 3,4 gramos de EPA y 1,6 gramos de DHA, sumando una dosis diaria total de 5 gramos de omega 3 al día. Este estudio duró sólo 6 meses. Sin embargo, después de una prueba de visión, el 100% de los participantes del estudio consiguieron una mejora considerable en la visión.

La prueba de visión se realizó en una tabla de letras tradicional, en la cual hay cinco letras por cada línea, cuyo tamaño se reduce progresivamente hasta que ya no se puede leer ninguna de las letras. Una tercera parte de los participantes en el estudio percibió una mejora de la visión de una línea (es decir, cinco letras); el siguiente tercio, una mejora de dos líneas en la visión (diez letras); y el último tercio, una mejora de tres líneas (15 letras). Lo que hace que este estudio sea tan importante es el hecho de que demostró realmente que una dosis alta de omega 3 puede empezar a restaurar la visión en personas que padezcan degeneración macular asociada a la edad, cuando anteriormente los otros tratamientos sólo habían podido ralentizar el progreso de la enfermedad. Todos los participantes notaron una mejora de la vista en un plazo de 4,5 meses desde que empezaron a tomar suplementos de omega 3, y algunos de ellos notaron una mejora tras el transcurso de unos días (7).

Si actualmente padeces DMAE seca y estás buscando un aceite de pescado omega 3 de una calidad extremadamente alta con un componente de DHA de muy alta calidad, echa un vistazo a nuestro Ultra Pure Omega 3. Recomendamos comenzar con una dosis de tres cápsulas al día.

Otros suplementos y vitaminas para la degeneración macular

El estudio AREDS (8) y el estudio AREDS 2 (5) también han identificado otros antioxidantes y minerales que pueden prevenir el desarrollo de la degeneración macular a niveles avanzados. El segundo estudio AREDS identificó que los siguientes minerales y vitaminas (y las dosis mencionadas) pueden reducir el riesgo de una DMAE avanzada en un 25% y el riesgo de la pérdida de visión en un 19%.

  • 500 mg de vitamina C.
  • 400 UI de vitamina E.
  • 10 mg de luteína.
  • 2 mg de zeaxantina.
  • 80 mg de zinc.
  • 2 mg de cobre.

Al igual que el omega 3, sin duda merece la pena añadirlos a cualquier régimen de suplementos para las personas que padezcan DMAE.

La degeneración macular – Dieta y estilo de vida

Una dieta eficaz para la DMAE implica tomar mucha fruta y verduras, así como reducir los alimentos procesados y el azúcar refinado. Intenta comer pescado regularmente (todos los días, si es posible) o, si no lo es, incluye suplementos con una dosis alta de aceite de pescado omega 3 de calidad. Además, puedes probar a añadir los suplementos mencionados arriba, aunque una dieta «limpia» ya debería permitirte obtener estas vitaminas y estos minerales en las dosis necesarias.

Hasta el momento los estudios han indicado que una toma elevada de grasas saturadas está asociada a la aparición de la DMAE. Sin embargo, los estudios no distinguen entre personas que toman grasas saturadas que no son sanas (como las hamburguesas, los perritos y los donuts) y las personas que toman grasas saturadas más «sanas» (es decir, carne de herbívoros). Sin embargo, en este caso la clave sea probablemente la moderación.

Fumar también está estrechamente vinculado a la DMAE, ¡así que déjalo! Además, tienes que asegurarte de añadir algo de ejercicio a tu agenda. Dejar de fumar y hacer deporte contribuirán a bajar de peso si es necesario. También ayudará a que el sistema cardiovascular sea más efectivo y mejorará el flujo sanguíneo hacia los ojos. Como hemos visto antes, la obesidad y los problemas cardiovasculares son factores de riesgo para desarrollar DMAE y su progresión a niveles avanzados.

Referencias

  1. Progression of age-related macular degeneration: association with dietary fat, transunsaturated fat, nuts, and fish intake. Seddon JM1, Cote J, Rosner B.Arch Ophthalmol. Diciembre de 2003;121(12):1728-37.
  2. Prospective study of dietary fat and the risk of age-related macular degeneration. Cho E1, Hung S, Willett WC, Spiegelman D, Rimm EB, Seddon JM, Colditz GA, Hankinson SE. Am J Clin Nutr. 2001 Feb;73(2):209-18.
  3. Dietary omega-3 fatty acids, other fat intake, genetic susceptibility, and progression to incident geographic atrophy, Reynolds R, Rosner B, Seddon JM, Ophthalmology. Mayo de 2013;120(5):1020-8
  4.  Oily fish consumption, dietary docosahexaenoic acid and eicosapentaenoic acid intakes, and associations with neovascular age-related macular degeneration, Augood C1, Chakravarthy U, Young I, Vioque J, de Jong PT, Bentham G, Rahu M, Seland J, Soubrane G, Tomazzoli L, Topouzis F, Vingerling JR, Fletcher AE, Am J Clin Nutr. Agosto de 2008;88(2):398-406.
  5. Lutein + zeaxanthin and omega-3 fatty acids for age-related macular degeneration: the Age-Related Eye Disease Study 2 (AREDS2) randomized clinical trial, Chew EY, Clemons TE, SanGiovanni JP, Danis R, Ferris FL 3rd, Elman M, Antoszyk A, Ruby A, Orth D, Bressler S, Fish G, Hubbard B, Klein M, Chandra S, Blodi B, Domalpally A, Friberg T, Wong W, Rosenfeld P, Agron E, Toth C, Bernstein P, Sperduto R, JAMA. 15 de mayo de 2013; 309(19):2005-15.
  6. Oral docosahexaenoic acid in the prevention of exudative age-related macular degeneration: the Nutritional AMD Treatment 2 study, Souied EH1, Delcourt C, Querques G, Bassols A, Merle B, Zourdani A, Smith T, Benlian P; Nutritional AMD Treatment 2 Study Group, Ophthalmology. Agosto de 2013;120(8):1619-31.
  7. Pilot study for treating dry age-related macular degeneration (AMD) with high-dose omega-3 fatty acids, Tassos Georgioua, Anastasia Neokleousa, Despina Nicolaoua, Barry Sears, PharmaNutrition, Volume 2, Issue 1, January 2014, Pages 8–11
  8. Age-Related Eye Disease Study Research Group.  A randomized, placebo-controlled, clinical trial of high-dose supplementation with vitamins C and E, beta carotene, and zinc for age-related macular degeneration and vision loss: AREDS report no. 8.  Arch Ophthalmol. 2001;119(10):1417-1436

Claim 5% Off Your First Order

Enter your email address to receive your 5% discount coupon